REACCIONES ADVERSAS A LA VACUNACIÓN

 
REACCIONES ADVERSAS A LA VACUNACIÓN

Se le llama reacción adversa a los efectos secundarios, y se refiere a cualquier situación indeseable que ocurra después de la vacunación, la cual podría ser una reacción verdadera a la vacuna o simplemente una coincidencia, lo cual requeriría de mayor investigación para diferenciar entre ambos casos.

Las reacciones adversas producidas por las vacunas caen en tres categorías: locales, sistémicas y alérgicas. Las reacciones locales son en general las menos graves y las más frecuentes. Las reacciones alérgicas son las más graves y menos frecuentes.
 
Reacciones adversas locales

El tipo más común de reacciones locales son: dolor, inflamación y enrojecimiento en el sitio de la inyección. En contadas ocasiones, las reacciones locales pueden ser muy exageradas o graves
 
Reacciones adversas sistémicas

Las reacciones sistémicas son eventos más generalizados e incluyen fiebre, malestar, mialgias, cefalea, pérdida de apetito y otros. Estos síntomas son comunes e inespecíficos y pueden presentarse en personas inmunizadas debido a la vacuna o por algún evento sin relación con ella, como una infección viral concominante, por ejemplo.

Las reacciones sistémicas adversas son más comunes con las vacunas vivas atenuadas que con las inactivadas.
 
Reacciones adversas alérgicas

Las reacciones alérgicas agudas producidas por las vacunas pueden ser fatales. Afortunadamente son muy raras y ocurren en una proporción menor a una por cada medio millón de dosis.
 
Anafilaxis

Se debe disponer de facilidades y personal para tratar reacciones de hipersensibilidad inmediata. Siempre que sea posible, los pacientes deben observarse de 15 a 20 minutos después de recibir la inmunización por la posibilidad de una reacción alérgica.

Puede ocurrir síncope después de la inmunización particularmente en adolescentes y adultos jóvenes. Se debe reconocer las manifestaciones previas al síncope y tomar las medidas apropiadas para prevenir lesiones si ocurre debilidad, mareo o pérdida de la conciencia. Es conveniente sentar o acostar al paciente 15 minutos después de la inmunización. Si se desarrolla síncope, el paciente debe observarse hasta que esté recuperado y asintomático.

Los cuatro tipos de reacciones de hipersensibilizada que se consideran relacionados con los componentes de la vacuna son:

  1. Reacciones alérgicas a los antígenos relacionados con el huevo.
  2. Sensibilidad al mercurio (contenido de timerosal).
  3. Reacciones alérgicas inducidas por antibiótico.
  4. Hipersensibilidad a otros componentes de la vacuna, incluyendo agentes infecciosos.
 
Reacciones alérgicas a antígenos relacionados con el huevo

Las vacunas actuales de sarampión y parotiditis que se derivan de cultivos de tejido embrionario de pollo no contienen cantidades significativas de proteínas con reacción cruzada con el huevo y actualmente se acepta que los niños con alergia al huevo puedan recibir rutinariamente vacunas SRP sin pruebas cutáneas previas.
 
 
Reacción alérgica inducida por antibióticos

La vacuna IPV contiene trazas de neomicina, estreptomicina y polimixina B; la vacuna SRP y varicela tiene trazas de neomicina. No se contraindican las vacunas en personas alérgicas a menos que exista antecedente de una reacción anafiláctica importante a la neomicina.
 
Hipersensibilidad a otros componentes de la vacuna incluyendo agentes infecciosos

Algunas vacunas como la SRP y la varicela, contienen gelatina como estabilizador y pueden desencadenar alguna reacción alérgica a las personas con hipersensibilidad a la gelatina.

Los medicamentos para el manejo de la anafilaxis en el consultorio incluyen:

1. Adrenalina:
  • Concentración: 1: 1.000
  • Vía de administración: subcutánea
  • Dosis: 0.01 ml/kg, dosis máxima: 0.5 ml
  • Repetir cada 15 minutos
  • Lactantes: 0.05 a 0.1 ml
  • Escolares: 0.1 a 0.3 ml
  • Adolescentes: 0.3 a 0.5 ml
2. Posición de Trendelenburg

3. Oxígeno

4. Torniquete proximal

5. Antihistamínicos:

Difenhidramina para administrar por las vías: oral, IM, IV, a la dosis de 1 a 2 mg/kg, dosis cada cuatro a seis horas (100 mg dosis máxima, una sola dosis).

6. Coticosteroides intravenosos:

  • Hidrocortisona IV: 100 a 200 mg cada 4 a 6 horas.
  • Metilprednisolona IV: 1.5 a 2 mg/kg. Cada 4 a 6 horas (40 mg dosis máxima, dosis única).

Control del dolor.

Se debe considerar que el dolor es un fenómeno subjetivo en el que intervienen factores múltiples incluyendo edad, nivel de angustia y experiencias previas de cuidado de la salud y la cultura de la persona.

•    Anestésicos locales:

Se usan de acuerdo a las indicaciones del fabricante y a edades recomendadas.

•    Agentes analgésicos:

Puede emplearse un analgésico que no contenga aspirina para disminuir la fiebre y el dolor después de la vacunación; existe la preocupación de que si se administra acetominofen y/o ibuprofeno al niño después de la vacunación se interrumpe el proceso de producción de anticuerpos y la vacuna no tendrá efecto protector; no hay ninguna contraindicación para la administración de estos medicamentos posterior a la vacunación.
 
Todas las vacunas para todos los niños

Rafael Buelna No. 396 Pte. Tel. (667) 713-06-01
Culiacán, Sinaloa, México
correo: dr_lomeli@hotmail.com